web analytics

SINOPSIS

Cuando Nicolás Copérnico descubrió que la Tierra no era el centro del Universo, todo cambió. Cuando Isaac Newton descubrió la Ley de la Gravedad al ver caer una manzana, todo cambió. Cuando Benjamin Franklin recogió electricidad de los rayos y Thomas Edison hizo la primera bombilla eléctrica, todo cambió. Hoy, cuando los físicos cuánticos se dan cuenta de que nuestro universo físico no es real, que es sólo un holograma, todo…¡un momento! nada ha cambiado.

Las mariposas vuelan libres ofrece un acercamiento nuevo y radical a la evolución espiritual, basándose en los recientes experimentos científicos sobre Física Cuántica e investigación del cerebro descritos en la Primera Parte. Dado que el universo físico, que nos parece y sentimos tan real, es realmente una proyección holográfica única en nuestro cerebro, el autor examina varios modelos de vida y para la vida que son muy diferentes de los que nos han dicho y enseñado.

Este es el único pensamiento radical que tienes que hacer,” se cita que dijo el doctor Amit Goswami, “pero es muy radical, es muy difícil porque nuestra tendencia es que el mundo ya está ‘ahí fuera,’ independiente de nuestra experiencia. No lo está. La Física Cuántica ha sido muy clara sobre ello.”

Por ejemplo, en la Segunda Parte se nos presenta algo que el autor llama “Yo Infinito,” que es quien crea nuestras experiencias holográficas únicas. Luego está el “Modelo del Juego Humano,” que ofrece explicaciones desde por qué experimentamos dolor y sufrimiento, hasta cómo podemos cambiar nuestras reacciones y respuestas por medio de abandonar nuestros juicios, creencias, opiniones y miedos. La consecuencia final, propone el autor, es ir pelando todas las capas de identidades falsas que conforman el “ego,” transformándonos y emergiendo de nuestra crisálida como un “no-yo.”

La Tercera Parte de este libro es una serie de preguntas y respuestas para brindar explicaciones alternativas y coherentes con esos modelos en temas como el dinero, vidas pasadas, karma, confianza y el “Entorno Tierra.”

Este libro le hará pensar, porque este libro es verdaderamente radical

Para leer otras críticas del libro, pulsar aquí, y otros comentarios sobre el libro aquí.

Vuelta a Inicio

 

~

 

INTRODUCCIÓN

 

Sweet freedom whispered in my ear

You’re a butterfly

And butterflies are free to fly

Fly away, high away, bye bye

 

(La generosa libertad susurró en mis oídos:

eres una mariposa,

y las mariposas vuelan libres,

vuelan lejos, arriba y lejos, adiós, adiós.)

 

De alguien me ha salvado la vida esta noche,

música de Elton John, letra de Bernie Taubin

 

~

Jorge tenía un problema.

A pesar de que le iba bastante bien, Jorge estaba esencialmente descontento. Se sentía vacío, su vida se había vuelto insípida y aburrida, odiaba su trabajo, probablemente sería despedido pronto debido a la recesión económica, la relación con su esposa se había deteriorado, ya no podía comunicarse con sus hijos; no tenía otra cosa en la vida más que trabajar, comer, ver la televisión y dormir; podía contar sus amigos verdaderos con un solo dedo de la mano, y no veía forma de cambiar o mejorar nada.

Pero eso no era el mayor problema de Jorge en aquel momento. Su preocupación más acuciante era que había empezado a caminar dormido.

Una noche, cuando Jorge andaba por ahí dormido, se cayó en un hoyo profundo. Al despertar descubrió que estaba tendido en el fondo, vestido sólo con su pijama, y que no había nada más en el hoyo. Miró hacia arriba y vio el cielo de la mañana, con unas pocas ramas desnudas que se asomaban desde el círculo perfecto de luz del Sol sobre él. Era el principio de la primavera y el aire estaba bastante fresco. No veía a nadie, pero oía un débil sonido de voces. Sabía que tenía que intentar salir de allí, pero las paredes del agujero eran verticales, resbaladizas y muy altas y no tenía nada con qué escalarlas. Cada vez que lo intentaba caía de nuevo al fondo, frustrado. Empezó a gritar pidiendo ayuda.

De repente, apareció la cara de un hombre mirándole desde lo alto del hoyo.

“¿Qué le pasa?”, preguntó el hombre.

“Oh, gracias a Dios”, exclamó Jorge, “estoy atascado aquí abajo y no puedo salir.”

“Bueno, entonces deje que le ayude”, dijo el hombre, “¿cómo se llama?”

“Jorge.”

“¿Apellido?”

“Ilarraza.”

“¿Con “H”, o sin?”

“Sin.”

“Enseguida vuelvo.”

Cuando la cara desapareció, Jorge se preguntaba por qué era tan importante la forma como se deletreaba su apellido. Entonces el hombre volvió.

“¡Este es tu día de suerte, Jorge! Soy multimillonario y me siento generoso esta mañana.”

El hombre dejó caer una papelito que tenía en la mano. El papelito descendió flotando suavemente hasta el fondo del hoyo. Jorge lo recogió y miró otra vez hacia arriba, pero el hombre ya no estaba.

Jorge miró al papelito. Era un cheque de mil dólares, extendido a su nombre.

“Pero, ¡qué demonios!, ¿dónde voy a gastarlo aquí abajo?”, pensó. Lo dobló y se lo puso en el bolsillo del pijama.

Entonces oyó que venía otra voz.

“Por favor, ayúdeme”, gritó Jorge al espacio vacío de arriba. Apareció una segunda cara de hombre, un rostro amable y compasivo.

“¿Qué puedo hacer por ti, hijo?”

Jorge vio el alzacuello del hombre cuando éste se inclinaba sobre el borde.

“Padre, ayúdeme a salir de este agujero, por favor…”

“Hijo mío…”, la voz era suave y amorosa, “tengo que decir misa en la iglesia dentro de cinco minutos, no puedo detenerme ahora, pero hoy diremos una oración especial por ti” Entonces buscó algo en su bolsillo. “Toma, esto te ayudará”, y dejó caer un libro en el hoyo antes de marcharse.

Jorge cogió la Biblia, la estudió y trató de imaginarse todas las formas posibles de utilizarla para salir del agujero. En algún momento se cansó y echó el libro a un lado.

El siguiente transeúnte era una mujer. Cuando comprendió el aprieto de Jorge le lanzó algunos vegetales orgánicos, unas vitaminas y unos suplementos de hierbas.

“Come sólo de eso”, dijo.

Jorge los puso a un lado, encima de la Biblia.

Un médico se detuvo y le regaló unas pocas botellitas de muestras de medicamentos que le pagaban por repartir aquella semana.

Un abogado pasó por allá y habló un rato sobre ponerle un pleito al Ayuntamiento por no haber puesto una valla alrededor del agujero. Le dejó su tarjeta.

Un político le prometió que crearía una ley para proteger a los sonámbulos si Jorge votaba por él en las elecciones del día siguiente, suponiendo que pudiera salir del hoyo.

A estas alturas Jorge se había sentado en el fondo del agujero, tiritando un poco por el fresco y empezando a abandonar la esperanza de que alguien le ayudase a salir. Se sentía solo, desamparado y un poco asustado. Puso las medicinas a un lado, cogió una banana, la peló y le dio un mordisco.

“Yo puedo ayudarte a salir.”

Oyó la voz fuerte, convincente y poderosa de una mujer. No estaba seguro… ¿le sonaba esa voz?, ¿no la había visto en la tele, o algo?

“Tú sólo tienes que abandonar todos los pensamientos negativos, aprender a visualizar y entonces usar la ‘Ley de Atracción’.”

“Pero eso es exactamente lo que hago…Trato de atraer a alguien para que me ayude a salir de este agujero”, protestó Jorge.

“Debe ser que no lo haces bien”, dijo la respuesta.

La mujer lanzó un objeto fino y cuadrado que aterrizó a los pies de Jorge.

Jorge le gritó, “pero… ¡espera!”. Ya no había nadie que respondiera.

Cogió el DVD, que aún estaba envuelto en papel celofán, y miró la cubierta: Las enseñanzas de Abraham, programa del curso master en DVD.

“Por lo menos podrías haberme echado un lector DVD portátil”, musitó en voz baja a nadie en concreto.

Un poco después, un budista Zen se sentó en la posición del loto en el borde del agujero, con la idea de enseñar a Jorge a meditar. “Aunque sólo fuera eso”, dijo el Maestro, “si practicas el tiempo suficiente te sentirás mejor por sentirte en el agujero. Y, ¿quién sabe?, podrías ser capaz de levitar para salir de ahí en unas pocas vidas”.

Jorge estaba a punto de resignarse a estar en el agujero para siempre, cuando oyó la voz.

“¿Puedes moverte un poco y quitarte de en medio?”

Jorge miró hacia arriba. “¿Qué?”

“Que si puedes alejarte del centro del agujero”.

Jorge se levantó y dio unos pasos hacia un lado. Iba a preguntar “¿por qué?”, cuando el hombre saltó al agujero y aterrizó a los pies de Jorge.

“¿Estás loco?”, exclamó Jorge según el hombre se levantaba y se sacudía el polvo, “ahora estamos los dos juntos en este agujero. ¿No podrías haberme echado una cuerda, o una escalera, o algo así?”

El hombre le miró con gentileza: “eso no funciona.”

“¿Cómo lo sabes”, le preguntó Jorge con extrañeza.

“Porque yo ya he estado aquí antes y conozco el camino de salida.”

* * *

Presupongo que pides ayuda, o no estarías leyendo este libro. Hay algo que no va bien en tu vida y quieres cambiarlo.

De modo que estoy a punto de saltar a tu agujero, pero no porque yo sienta ningún deseo u obligación de ayudar a nadie. Ayudar a alguien es una de las mayores trampas en las que uno puede quedar atrapado.

Tampoco tengo intención alguna de convertirme en un profesor (ni tuyo, ni de nadie), o un gurú, o un instructor, o alguien que pretende tener algunas respuestas o todas ellas.

Si lo quieres así, puedes pensar en mí como un reconocedor del terreno, un explorador, de esos que iban con los trenes del Viejo Oeste y cuyo trabajo consistía en cabalgar por delante del tren y buscar un paso sobre las Montañas Rocosas para alcanzar el Océano Pacífico, en encontrar un camino para que otros pudieran seguirlo con relativa seguridad y a salvo de los elementos y los Indios.

No soy el único explorador que anda por ahí, y no afirmo que haya alcanzado el océano todavía, pero soy el único que ha tomado esta ruta en concreto, ruta que ha resultado ser eficaz y lo bastante segura para que yo vuelva y hable de ella.

En mi viaje he explorado territorios muy extremos y recolectado un montón de información sobre los caminos que funcionan y los que no para beneficio de alguien más. Esta es la razón principal por la que escribo este libro: transmitir esa información, sabiendo que hay otros (no muchos, pero algunos hay) que quieren ir donde yo voy y estar donde yo he estado. Quizá tú seas uno de ellos.

Tú, tanto consciente como inconscientemente, me has contratado para que sea tu explorador, pero debes saber que no me importa lo que pienses de esta información o lo que haces con ella. Puedes tomarlo o dejarlo. Mi único trabajo (y mi total alegría) es informar de lo que he encontrado.

De modo que doy el salto a tu agujero porque parece divertido y lo veo alineado con lo que el universo tiene preparado para mí en este momento.

Sin embargo, es posible que no quieras que yo esté en tu agujero. Debes tomarte esto en serio. Si sigues leyendo llegará un punto en el que no habrá vuelta atrás. En cierto modo, por cambiar de metáfora, es un poco como escalar el Everest: el camino puede ser muy difícil tanto física como emocionalmente, y lleva un cierto tiempo.

Como he dicho antes, yo todavía no he alcanzado la cumbre, pero la tengo a la vista. He ascendido a un punto lo bastante alto durante este camino como para que el agradecimiento, la alegría y la serenidad de ser están ya más allá de lo que pueda esperarse. Lo que sé con certeza (y ha sido confirmado en su mayor parte por informes como testigos presenciales de otros exploradores) es que llegar a la cumbre merece definitivamente el esfuerzo de llegar hasta ella.

Puede que quieras ir hasta el final, o puede que no. Te avisaré cuando lleguemos al punto a partir del cual sólo puedes seguir adelante y ya no puedes volverte atrás.

Por otra parte, puede ser que decidas que no quieres salir de tu agujero en absoluto. Si es así deberías dejar de leer ahora mismo. No hay nada “malo” en que te quedes ahí, tendrás el dinero suficiente, y buena comida orgánica, y libros para leer, y DVD que mirar, y drogas para mantenerte ocupado y entretenido.

Es tu propia elección.

 

Vuelta a Inicio